> Lector de tarjetas > 10 razones para tener una terminal de tarjetas de crédito en tu celular

10 razones para tener una terminal de tarjetas de crédito en tu celular

Por Elena Moncayo|2018-12-04T04:15:44+00:0010/7/2017|Categorías: Lector de tarjetas|Etiquetas: , |

En México, desde los pequeños comercios hasta cualquier tipo de negocio han visto un beneficio en sus ventas con los nuevos dispositivos que al conectarlos al celular o a una tableta, funcionan como terminal de tarjetas de crédito. Por eso, aquí te dejamos una lista de razones para convertir tu smartphone en una Terminal Punto de Venta (TPV) y gozar junto a tus clientes, de todos los beneficios.

1. No hay contrato ni tarifa inicial

Lo único que debes hacer para tener un lector de tarjetas es comprarlo, no tienes que firmar ningún contrato ni pagar por la apertura del servicio. El costo del dispositivo, dependiendo de la marca que decidas utilizar, oscila entre los 500 y 750 pesos, y se puede comprar directamente en la página del servidor o en tiendas autorizadas.

2. Olvídate de las cuotas mensuales

Las TPV convencionales manejan una tarifa mensual por mantenimiento de servicio, aparte de las comisiones por venta, en cambio, los lectores de tarjeta para celulares y tabletas únicamente cobran comisión sobre cada venta que realices. Las comisiones son fijas, sin mínimo de facturación y varían dependiendo de la marca entre el 3.5% y 3.7%.

3. Fácil de usar

Lo más cómodo de los lectores es la sencillez con la que se pueden utilizar. Conectas el lector a la salida de audio de tu dispositivo móvil y descargas la aplicación gratuita para manejar las transacciones desde la pantalla de tu celular o tableta.

4. Ofrece pagos a meses sin intereses

Lo mejor que puedes hacer por tus clientes es ofrecerles distintas opciones en las formas de pago. Todas las compañías de lectores permiten cobrar en 3, 6, 9 y 12 mensualidades sin intereses, y dependiendo de la compañía, hasta en 17 bancos distintos, el número de promociones que quieras manejar depende de ti.

5. Lévalo a donde quieras

El tamaño de los lectores es pequeño, ligero y práctico. Lo puedes utilizar dentro de tu establecimiento o, mejor aún, en servicio a domicilio, ya que lo puedes llevar a donde necesites, pues funciona mediante una conexión de datos 3G/4G/LTE o Wi-Fi.

6. Pagos seguros

No te preocupes por los fraudes, tu dinero será depositado de manera segura en tu cuenta bancaria. Cualquier tipo de movimiento sospechoso es detectado por el sistema y bloquea automáticamente el lector de tarjetas. De igual forma, las compañías también están comprometidas con la protección de tus datos personales, no se hará ningún uso indebido de la información que hayas proporcionado.

7. Incrementa tus ventas

En la era digital, aceptar únicamente pagos en efectivo aleja clientes potenciales de tu negocio, por eso, adaptarse a las nuevas tecnologías como las terminales de tarjeta para celular, tiene una repercusión positiva en el número de usuarios y de ventas en tu día a día. Además, algunos provedores te permiten desde la app, crear una base de datos de tus productos para tener un estilo más profesional y moderno a la hora de cobrar.

8. No necesitas papel

Tanto por el medio ambiente como por tu economía, cuando se trata de ahorrar en papel las opciones digitales siempre son mejores. El recibo de pago será enviado a tus clientes por correo electrónico o vía SMS. Además puedes personalizarlo con los datos de tu negocio.

9. Administra tus cuentas

Algunos servicios de lectores cuentan con la opción de abrir subcuentas para cada uno de tus empleados, de esta manera, podrás llevar un mejor control de tus ingresos y saber a cargo de quién estuvieron los cobros. De igual forma, localizar recibos y administrar inventario son otras de las opciones a las que puedes acceder desde la app en tu móvil.

10. Recibe ayuda

No te preocupes si algo falla o tienes alguna duda, siempre podrás comunicarte vía telefónica o por internet con el soporte técnico de la compañía que hayas elegido para que resuelvan cualquier tipo de inconveniente.