Se conoce como “pagos móviles” a cualquier tecnología de pagos que utiliza dispositivo móvil en lugar de una tarjeta o efectivo. Debido a la amplia presencia de smartphones, se han desarrollado varias formas para permitir a los consumidores pagar fácilmente usando un teléfono móvil.

¿Qué tipos de pagos móviles hay en México?

En México ya hay disponibles diversas opciones de pagos móviles como Pago Móvil Banorte, Citibanamex Pay, Bajionet Móvil, BBVA Wallet, Samsung pay, Masterpass, e incluso Telcel Pay. Pese a esto, el país aún se encuentra muy por detrás de otros países como Reino Unido o Japón en adopción de sistemas de pago móviles.

Para poner esto en perspectiva, en el Reino Unido un tercio de los consumidores usan smartphones con tecnología de comunicación de campo cercano (“NFC” por sus siglas en inglés) para realizar pagos sin contacto en diversos establecimientos.

Existen varios tipos de pagos móviles, unos para pagos en tienda, otros para pagos remotos y algunos más para ambos. Veamos las diferentes formas en que se puede pagar con un smartphone.

Pagos en tienda

Pagos NFC

Las billeteras digitales; también conocidas como “Wallets”, que usan NFC para comunicarse con las terminales incluyen a Apple Pay, Samsung Pay y Google Pay, pero ¿cómo funcionan?

Los teléfonos con NFC se comunican con terminales habilitadas para NFC mediante identificación de radiofrecuencia (RFID por sus siglas en inglés) de proximidad. Los teléfonos móviles no tienen que tocar la terminal para transferir información del pago, pero tienen que estar a pocos centímetros de la terminal.

En Londres, los autobuses y las estaciones de metro aceptan pagos móviles a través de NFC, en lugar de la tarjeta de prepago de transporte público. De manera similar, en China, la NFC se acepta como medio de pago en todos los transportes públicos, y en Japón, también se utiliza para proporcionar información de la tarjeta de identificación. En Niza, los visitantes y residentes pueden usar NFC para comprar casi cualquier cosa.

NFC logra una transferencia directa y casi instantánea de datos encriptados a dispositivos de punto de venta, a diferencia de la tecnología de chip, banda magnética y NIP que tarda más en procesarse. Muchos operadores de telefonía móvil están buscando formas de desarrollar aún más esta tecnología.

Los iPhone usan reconocimiento de huellas digitales para aprobar los pagos de Apple Pay, contribuyendo a incrementar seguridad en la tecnología NFC.

Pagos mediante sonido

Los pagos móviles mediante ondas de sonido son una solución innovadora que funciona para la mayoría de los teléfonos móviles. El sonido se emite desde una terminal hacia el teléfono móvil para transmitir los datos del pago encriptados, el teléfono del cliente convierte esos datos en señales analógicas para aprobar la transacción, sin necesidad de conexión a Internet.

En lugar de utilizar una tecnología como NFC incorporada en el teléfono y la terminal, el wallet solo necesita que el software este instalado. No hay necesidad de hardware adicional. Esto lo convierte en una solución accesible, especialmente en áreas y países donde la población no tiene los smartphones más recientes.

Pagos de transmisión segura magnética (MST)

Una tercera forma de pagar con un teléfono móvil en una terminal de tarjetas es a través de la transmisión segura magnética (MST por sus siglas en inglés). Samsung Pay utiliza pagos MST y NFC para pagos sin contacto.

MST es una tecnología mediante la cual un smartphone emite una señal magnética que imita la banda magnética de la tarjeta de crédito del cliente, que la terminal de tarjetas toma y procesa como si una tarjeta física hubiera pasado por la terminal. Algunas terminales pueden requerir una actualización de software para aceptar MST, pero la mayoría de las nuevas terminales ya lo aceptan.

La transmisión magnética segura es tan segura como NFC, en parte porque ambos usan un sistema de tokenización seguro y es más seguro que usar una tarjeta físicamente.

Solución en tienda y remoto

Wallets

Un wallet (También conocido como billetera móvil o billetera digital) almacena información de pago en un dispositivo móvil. Los wallets pueden utilizar diferentes tecnologías para procesar pagos, NFC es el más común, pero algunos servicios, utilizan otros métodos como los códigos de respuesta rápida (“QR” por sus siglas en inglés).

Apple Pay es un ejemplo que abarca varias categorías, permitiendo pagos sin contacto en terminales de tarjeta (mediante autenticación de huellas digitales a través del smartphone), compras en apps y pagos en Internet.

Google Pay y Samsung Pay son los otros dos grandes competidores, los wallets son muy seguros de usar, generalmente funcionan a través de complejos métodos de encriptación y tokenización, generando números de token validos por tiempo limitado para procesar una transacción específica usando los datos de la tarjeta encriptada en el wallet.

Además de las tarjetas de crédito y débito, también es posible incluir tarjetas de despensa, tarjetas de fidelización (A veces llamadas tarjetas de puntos, millas, recompensas, etc.), pases de abordar, boletos para eventos y otros documentos importantes en carteras móviles.

Pagos mediante códigos QR

Los códigos QR tienen muchos usos y frecuentemente se encuentran en publicidad, etiquetas de productos y en un sinfín de aplicaciones. Aún pocos saben que también se pueden usar para hacer pagos. Los QR funcionan a través de ciertas aplicaciones bancarias donde las tarjetas ya están asociadas, y también mediante otras aplicaciones de tiendas y proveedores donde se pueden registrar los detalles de las tarjetas.

Un ejemplo de pagos en tienda a través de códigos QR en Estados Unidos es la app Walmart Pay, en la cual los clientes registran su método de pago, y pueden pagar en un Walmart simplemente escaneando un código QR con la app.

Con todos los QR el usuario debe apuntar la cámara con cuidado para que coincida con los indicadores en la pantalla del teléfono antes de que la aplicación pueda escanear el código. Para algunas personas esto puede resultar difícil, especialmente al momento de tener que abrir la app que corresponda y elegir la opción adecuada antes de escanear.

Los códigos QR necesitan algunos pasos para abrir la app, y luego una un poco de precisión para escanear, lo que para algunas personas puede representar una barrera

Algunas empresas de comercio electrónico utilizan códigos QR en su sitio web como alternativa a introducir manualmente de los detalles de la tarjeta. Para transacciones en línea esto es más seguro porque usar el teléfono con el cual está vinculada la tarjeta, confirma que el usuario es el propietario de la tarjeta y también porque el usuario no está escribiendo los detalles de su tarjeta visiblemente en la pantalla del dispositivo.

Pagos remotos

Pagos por internet

Muchas personas simplemente pagan en Internet con el navegador de su teléfono (por ejemplo, Safari, Chrome) o dentro de las apps, siempre que haya WiFi o datos móviles. Hay varias formas de pagar por internet; por ejemplo, se puede ingresar manualmente los detalles de la tarjeta en un sitio web para pagar un pedido (como en una PC), cargar automáticamente una tarjeta bancaria vinculada a una app, usar PayPal o seguir un enlace a una factura digital enviada por email.

Desde que los smartphones tienen acceso completo a Internet, se ha hecho común que las personas ingresen los detalles de su tarjeta en la página de pago de un sitio web para finalizar una compra

Antes de 2010, esto se conocía comúnmente como pagos de protocolo de aplicación inalámbrica (WAP por sus siglas en inglés). WAP solía ser el método más común para conectar los teléfonos a Internet. Así que en lugar de un navegador web con acceso completo a Internet, las personas pagaban a través de un navegador o aplicación WAP de capacidad limitada, ambos métodos clasificados como pagos WAP.

El panorama en materia de pagos ha cambiado rápidamente con los tiempos; y ahora, los teléfonos comúnmente usan un lenguaje de marcado más nuevo con acceso completo a Internet.

Pagos por mensaje de texto (SMS)

Los pagos por SMS simplemente son pagos a través de un mensaje de texto. Cuando el usuario envía un mensaje de texto con la información necesaria al número de teléfono del beneficiario correcto, el monto del pago se agregará a la factura del teléfono móvil. Entonces el usuario está pagando a través de su proveedor de red telefónica, de la forma en que generalmente paga por el uso de su teléfono.

Hasta hace pocos años, los pagos por SMS eran uno de los métodos más populares de usar teléfonos móviles para hacer pagos, debido a su simplicidad, todo lo que el usuario necesita es un teléfono con capacidad de SMS y tarjeta SIM de prepago o contrato telefónico. Sin embargo, con el aumento en el uso de smartphones, otros modos de pagos móviles han experimentado un crecimiento más rápido.

Facturación directa del operador

La facturación directa del operador (DCB por sus siglas en inglés) es una forma de pagar a través del operador de telefonía móvil en lugar de utilizar la información bancaria o la de la tarjeta. Una forma de hacerlo es ingresar el número de teléfono en una página o una app, y luego autenticar al usuario confirmando un SMS. El pago se cargará a la próxima factura de teléfono o al saldo prepagado, como en los pagos por SMS.

Los servicios digitales como Google Play y la App Store ofrecen la opción de pago mediante DCB. También se utiliza para votar por televisión, donaciones de caridad y suscripciones para contenido digital.

Banca móvil

En muchos países es común usar la banca móvil para transferir dinero entre particulares o para pagar facturas.

La banca móvil cada vez es más popular para dar seguimiento a las finanzas personales, transferir dinero, pagar facturas y cualquier otra cosa que cada banco permita a través de su app.

Banca móvil es toda app proporcionada por el banco al usuario, a través de la cual puede realizar transacciones con su cuenta bancaria. Esto comúnmente se usa para transferencias entre particulares y para pagar facturas.

Cada banco tiene sus propios procedimientos de registro en su app para verificar que el usuario es el propietario de la cuenta. Una vez que registrado, generalmente es fácil iniciar sesión en su teléfono y ver el saldo, historial de transacciones, realizar transferencias y cualquier otra cosa que el banco permita. Cada banco tiene sus propios límites para lo que se puede hacer a través de la app.